viernes, 19 de abril de 2013

Para derramarse...

En una luz de alabastro 
se congenió el recuerdo de tu risa
y mis fragmentos;
se consumió el dolor aquel, 
del orfanato de mis lágrimas.
Se esfumó un arrebato de tristezas,
y tu cielo, 
fue el descubrimiento más sensible 
de la tarde,
en que con gestos 
de desconfiada ternura,
te diste permisos
para atravesar el alma
con tus versos…
Un concierto de almendros
se refugiaron en mi boca;
una multitud de jubilosos formatos
se adecuaron a la ubicuidad de mis simplezas
y el crepúsculo fue un acontecer 
de caricias renovadas 
en el cántaro almibarado de la lluvia.
Por primera vez
se encendieron los candelas 
de las delicias…
tú ya eras el ámbar 
que coagula el vuelo de mis alas
para derramarse…

8 comentarios:

  1. Tu poesía es un derroche de dulzura. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Andrea, un placer tu visita, mis cariños.

      Eliminar
  2. Para derramarse con cada uno de tus versos
    Desbordas en imágenes la vida entre puntos suspensivos. Así se vuela a tu lado, disfrutando el sabor de los almendros en flor.

    Deliciosa remembranza...

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para derramarse... para sentirse...para saber lo que es un vuelo aunque se caiga más tarde...besos.

      Eliminar
  3. Hoy estoy sensible y...vuelvo a ti. A cobijarme en el orfanato de tus letras.

    ResponderEliminar
  4. si pudiera te daría un gran impulso para vuelvas a volar. Las alas se recobran amiga.

    ResponderEliminar
  5. Lo haces mi querida Lu, cada vez que creas, vuelo.

    Gracias

    ResponderEliminar